Hay ocasiones en las que al comprar o adoptar una nueva mascota creemos que su educación debe consistir únicamente en enseñarle donde debe ir al baño o si puede o no subirse a ciertos muebles de la casa. Sin embargo esto no es así, el adiestramiento canino es un conjunto de técnicas que van facilitar la relación de los humanos con los perros durante los 10 o 15 años que pasen juntos, en los cuales van a existir situaciones complejas para las que tanto las mascotas como los dueños deben estar preparados desde el inicio de su convivencia.

Responsables de su educación

A diferencia del lobo, el perro es una especie domesticada por el hombre por lo que la responsabilidad de proveer las condiciones para un correcto desarrollo de sus capacidades recae en este último.

No obstante no todos estamos capacitados para brindar la mejor educación a nuestras mascotas, por lo que es recomendable que asistan a una escuela especializada para su entrenamiento, lo que no significa que los dueños inexpertos no deban involucrarse en este proceso, al contrario pues es él quien debe reforzar el aprendizaje en la vida cotidiana.

Por esta razón te presentamos algunas de las técnicas que puedes aplicar en la educación de tu cachorro además de las indicadas por el especialista.

Háblale suave

Quienes practican este método aseguran que debemos dejar de gritar órdenes que no entienden a nuestros perros. En vez de eso, intenta leer el lenguaje corporal de tu perro para que te puedas comunicar directamente con él en un nivel de mutuo respeto. Por ejemplo, si un perro agresivo te confronta, la mejor reacción es quedarte quieto, dar la vuelta y parpadear rápidamente. Estos movimientos no son agresivos, tu perro los puede interpretar y será más fácil que se calme.

Haz ejercicio con él

Un perro que acaba de hacer ejercicio está más relajado y es más fácil adiestrarlo. El ejercicio es perfecto para todos los perros, aunque dependiendo de la raza, algunos perros lo necesitan más que otros.

El juego como entrenamiento

Estudios han mostrado que los perros aprenden más rápido y responden mejor cuando las sesiones de entrenamiento tienen algún juego. Por ejemplo, al aventar algo que deba traer puedes enseñar a tu perro la orden de “llamada”. Jugar a las escondidas, ocultando su juguete favorito y pedirle que lo busque, puede enseñarle las órdenes de “busca” y “espera”. Cuando juegas con él en áreas con más personas y animales, obtienen el beneficio extra de enseñarle a tu perro cómo actuar alrededor de otros

Entrenamiento por silbato

Antes de iniciar con este entrenamiento, es importante que practiques con el silbato para que aprendas a distinguir entre los silbidos cortos y los largos. Esto puede complementarse con ciertos movimientos corporales para que formes instrucciones comprensibles para tu perro. Una vez que te sientas a gusto con el silbato puedes enseñarle a obedecer diferentes órdenes y recompensar su buena conducta con un premio. El silbato puede ser utilizado para órdenes como llamar a al perro, redirigirlo a otro lugar, y hacer que el perro se siente, aun a distancia.

Diferenciación de acciones positivas y negativas.

Primero debes escoger una palabra positiva como “sí” para recompensar una buena conducta, y una negativa como “no” para la mala conducta. El siguiente paso es cargar esas palabras para que tengan un significado para el perro. Emplea algo de tiempo para decir la palabra positiva y dar inmediatamente un premio al perro. Para cargar la palabra negativa enséñale tu mano vacía y di “no”. Una vez que las palabras hayan sido cargadas, separa la tarea en pequeños pasos: di “sí” por cada acción correcta y “no” para cada error.

Recuerda que la paciencia es indispensable para la educación de tu mascota.

- Con información de http://dogsfriendtv.wordpress.com/, http://mx.selecciones.com y http://perros.about.com. Fotografía por: HiggySTFC (vía Flickr)