1. Revise la dentadura de su perro una vez a la semana y, cada seis meses, haga una visita al veterinario para una exploración más exhaustiva.
  2. Un cepillo de cerdas suaves y un poco de agua son suficientes para quitar los restos de comida de tu mascota, pero nunca está de más una pasta especializada para el cuidado de sus dientes.
  3. Nunca use pasta de dientes para personas, puede resultar tóxico para el perro.
  4. Una dieta seca, puede contribuir al buen mantenimiento de la salud dental del perro.
  5. Hay productos específicos para combatir el sarro, como snacks o juguetes de caucho o nylon.
  6. Comience desde que son cachorros. Eso facilitará que el can se habitúe al cuidado de los dientes.