La salud bucal es importante, lo sabemos desde niños cuando nuestra madre nos correteaba para que lavásemos nuestros dientes tres veces al día y posteriormente se convirtiera en un hábito si queríamos evitar constantes visitas al tan temido dentista por problemas bucales. ¿Pero quién correteaba al perro para lavar sus dientes?

Así como lo es para los humanos, una adecuada higiene bucal es indispensable para la salud de nuestras mascotas y sus dueños son responsables de ello. De acuerdo a la revista del consumidor, Eroski Consumer, los cachorros de entre dos y tres semanas de edad ya deben comenzar con el cuidado de su salud bucal pues esto evitará que con el tiempo aparezca una placa bacteriana, conocida comúnmente como sarro.

Enemigo de la salud bucal canina

El sarro aparece debido a la acumulación y endurecimiento de los restos de comida en los dientes de nuestra mascota y podría ser el causante de graves problemas de salud como la gingivitis e incluso llegar a afectar otros órganos internos como el riñón, el hígado y hasta el corazón; esto a partir de la gran cantidad de bacterias alojadas en los dientes.

Si bien la aparición de síntomas no debe ser la razón para el inicio de un cuidado dental de las mascotas, puedes detectar fácilmente si tu perro comienza tener problemas de sarro si la coloración de sus dientes se torna amarilla, verde, café o sus encías se muestran sumamente enrojecidas. De ser así, es recomendable que acudas con su veterinario, quien se encargará de practicarle una profilaxis, un procedimiento para la eliminación del sarro.

Profilaxis canina: una solución eficaz

La duración de este procedimiento es de entre 20 y 30 minutos, dependiendo de la gravedad de problema y la existencia o no de caries, explica Clemencia Vega de la tienda de mascotas Petcol para el portal de noticias El Tiempo. Asimismo, la profilaxis requiere de la aplicación de una anestesia, la cual evitara que los animales sufran durante el procedimiento debido a las vibraciones ultrasonido que producen las herramientas especializadas.

Se recomienda que de forma preventiva, la profilaxis canina se practique de una a dos veces al año a excepción de cachorros menores de año y medio.

Costumbres saludables

Lo mejor es que el cepillado dental se inicie desde cachorro, de tal manera que al crecer nuestra mascota se sienta cómoda con ello. El uso de un cepillo suave con cerdas redondeadas es lo más recomendable, sin embargo en un principio puede ser con el dedo con el fin de que se acostumbre. Esta limpieza debe realizarse al menos una vez a la semana y durante el día a día pueden ser utilizados diversos aperitivos caninos o juguetes de nylon o caucho natural que ayuden a la limpieza de sus dientes y el masajeo de sus encías.

Recuerda que su salud también es importante, cuídalo.